Formacion XXI. Revista de formacion y empleo

Formación XXI.

02

Febrero 06

Políticas de formación

Por Salvà Mut , Prof. Titular de Pedagogía Laboral. Dpto. de Pedagogía Aplicada y Psicología de la Educación. Universitat Illes Balears

En este artículo se presenta la síntesis de un estudio sobre la formación y la inserción sociolaboral de jóvenes con bajo nivel educativo. Se realizó mediante un encargo del Govern Balear a la Universitat de les Illes Balears, con el objetivo de impulsar y fundamentar las políticas en este ámbito.

Políticas de formación e inserción sociolaboral de jóvenes con bajo nivel educativo

El estudio se ha realizado con la participación de las entidades que gestionan proyectos de formación y empleo para jóvenes con bajo nivel educativo y de profesionales relacionados con el tema y ha sido publicado en forma de libro (Salvà, dir., 2002).

1 PROBLEMÁTICA

La problemática y las características de la demanda

La inserción sociolaboral de los jóvenes en las Islas Baleares viene marcada por una serie de características, entre las que destacan: un abandono temprano del sistema educativo y una rápida incorporación al mercado de trabajo y una actividad económica dedicada mayoritariamente al sector servicios.

El Govern Balear firmó el Pacto para el empleo, la cohesión social y el fomento de la economía productiva en Baleares con las organizaciones patronales y sindicales en enero del año 2000 con diversos anexos, uno de los cuáles se centra en la formación e inserción laboral de la población joven.

Para cada uno de estos anexos se organizó una mesa sectorial (de carácter consultivo). En la de jóvenes se planteó como uno de los temas fundamentales el de la financiación de los proyectos. Uno de los problemas que se planteaba era la propia supervivencia de los proyectos más innovadores en materia de formación e inserción social y profesional para jóvenes con bajo nivel educativo. Estos proyectos se habían desarrollado al amparo de diversos tipos de convocatorias para proyectos innovadores y encontraban difícil cabida en las convocatorias del Govern Balear (GB), al tiempo que desde el GB se consideraba que estas iniciativas pioneras debían mantenerse y hacer partícipes a otros proyectos de sus cualidades y buen hacer.

En este contexto, se encargó a un grupo de investigación de la UIB con una amplia trayectoria en este ámbito la realización de un estudio que aportara instrumentos para la realización de políticas de formación e inserción sociolaboral para jóvenes con bajo nivel educativo en Baleares. Los elementos definitorios del mismo fueron decididos a partir del consenso entre las personas representantes de las Conselleries de Treball i Formació y de Benestar Social del Govern Balear; las entidades que trabajan en proyectos para jóvenes que forman parte de la Mesa Sectorial de Inserción Laboral de Jóvenes del Pacto para el Empleo y la Universitat de les Illes Balears. Fueron los siguientes:

  • Objeto de estudio: jóvenes de 16 a 30 años que no han obtenido la titulación mínima (Graduado/a en Educación Secundaria) a la finalización de la escolaridad obligatoria.
  • Territorialidad: se deben establecer prioridades a nivel territorial y aportar elementos respecto al papel de los pactos locales para el empleo.
  • Diversidad: debe incluir las diferenciaciones pertinentes en relación a grupos de edad y género.
  • Propuestas: aunque debe trabajarse en el análisis de la problemática, tienen que desarrollarse propuestas de actuación, que deben contemplar acciones concretas y propuestas de estudio o profundización.
  • Participación: es imprescindible la participación de las entidades que trabajan en la formación y la inserción sociolaboral de jóvenes así como la aportación de informaciones por parte de las administraciones públicas implicadas.

2 CARACTERÍSTICAS

Características de la investigación: conceptos básicos y metodología

Los principales conceptos de referencia utilizados para la realización de la investigación pueden resumirse en los siguientes: jóvenes con bajo nivel educativo; inserción social y profesional; proyectos innovadores y buenas prácticas.

En un sentido estricto (Salvá, 2001, 219), consideramos jóvenes con bajo nivel educativo aquellos/as que no han obtenido el nivel mínimo de profesionalidad (nivel 1) de acuerdo con los criterios de correspondencia acordados por los países de la Unión Europea (UE). El nivel 1 de profesionalidad es el nivel inferior que se reconoce. Según los criterios comunitarios, la formación que da acceso a este nivel se puede adquirir en la escolaridad obligatoria o mediante preparación profesional. Ésta se puede obtener en la escuela, en estructuras de formación extraescolares o en la empresa. Los conocimientos teóricos y las capacidades prácticas son muy limitados y la formación debe permitir principalmente la ejecución de un trabajo relativamente simple y puede ser adquirida rápidamente (Consejo de las Comunidades Europeas, 1985). En el sistema educativo español corresponde al nivel de cualificación que se obtiene al finalizar la educación secundaria obligatoria (ESO) y también puede accederse al mismo mediante programas de formación específicos (MEC, 1988).

En un sentido más amplio, podemos incluir en este grupo los/as jóvenes que reúnen las siguientes características: (a) personas que poseen como máximo el título de la escuela obligatoria o un título de aprendiz (Loos, 2002, 18); (b) menores de 25 años que han finalizado la escolaridad obligatoria, insuficientemente cualificados/as para encontrar un primer empleo, que han abandonado el sistema escolar sin el diploma correspondiente a la escolaridad obligatoria o sin posibilidades de entrar en una formación cualificante (Colson, Gerard, 1997).

El concepto de inserción social y profesional tiene su origen en los planteamientos que se hacen en el informe Schwartz (Schwartz, 1985) al considerar la inserción profesional de los jóvenes como un elemento de un proceso más global de transición a la vida adulta que se realiza en unas condiciones históricas y sociales determinadas; así como en el informe de la OCDE sobre los jóvenes en una sociedad en cambio (Coleman, Husen, 1989). Posteriormente ha sido utilizado el concepto de inserción sociolaboral, como sinónimo del de inserción social y profesional aunque, en un sentido estricto, deben admitirse las diferencias entre ambos derivados de las diferencias entre los significados de laboral y profesional.

En el ámbito de la intervención socioeducativa con jóvenes se utilizan ambos conceptos para referirse a la inserción profesional/laboral de los que tienen un bajo nivel educativo y de los que se hallan en situación de exclusión y/o vulnerabilidad social, debido a que son grupos con dificultades añadidas en relación a la población joven considerada globalmente.

En el contexto de la investigación han sido considerados proyectos innovadores aquellos que han obtenido financiación de la UE en el marco de alguna de las Iniciativas Comunitarias y aquellos que, a pesar de no haber obtenido este tipo de financiación, han aportado mejoras a los procesos y resultados del trabajo con jóvenes con bajo nivel educativo.

El concepto de 'buena práctica' "suele utilizarse en la FP en general para describir una nueva práctica que permite impartir FP de una forma eficaz" (Loos, 2002, 12). En el ámbito de la formación y la inserción sociolaboral ha sido popularizado a partir de las políticas de formación y empleo promovidas por la Unión Europea. Sellin y Grollman en un artículo sobre la investigación europea en formación profesional se refieren a la investigación de "mejores prácticas" como una investigación "meliorística" debido a que "las actividades de la investigación internacional europea se hallan muy vinculadas al proceso político de la unificación europea" (1999, 80).

Se utiliza con el objetivo de capitalizar los aprendizajes derivados de la experimentación de nuevas formas de formación e inserción social y profesional para colectivos con especiales dificultades. Uno de los problemas más importantes para definir las buenas prácticas es la novedad de la investigación en esta perspectiva y la poca tradición evaluadora en el trabajo socioeducativo.

La metodología de investigación utilizada parte de los planteamientos de la investigación-acción en tanto intenta conciliar conocimiento y acción como vía de acercamiento a la realidad; suscita la reflexión sobre la propia acción; se preocupa de la comprensión de la realidad desde dentro; no excluye la metodología cuantitativa pero abandona la obsesión por lo mensurable y lo observable y utiliza como criterio de evidencia el acuerdo en el contexto de la vida social ordinaria; y valora la experiencia práctica en la indagación teórica (Calvo, 2002, 114).

El trabajo se realizó en dos fases: la primera, de corta duración, con el objetivo de aportar, en un breve plazo, elementos para el diseño y la implementación de políticas de formación e inserción laboral para jóvenes con bajo nivel educativo, a realizar en el marco del Pacto para el Empleo.

Se constituyó un grupo de trabajo técnico formado por catorce profesionales relacionados con la formación y la inserción sociolaboral de jóvenes. Dos investigadoras de la UIB realizábamos la función de dinamización del grupo.

Las reuniones de trabajo donde se debatían las ideas y propuestas fueron el instrumento fundamental. En estas reuniones se trabajó a partir de la capitalización de las experiencias existentes, de los saberes de los y las profesionales y entidades y de las aportaciones de la literatura sobre el tema. Una vez elaborado el informe de esta primera fase se presentó a las Conselleries que habían realizado el encargo.

En la segunda fase predominó la recogida de datos estadísticos, el análisis documental y la elaboración de propuestas. Se mantuvo el trabajo colaborativo con las entidades de la Mesa Sectorial del Pacto para el Empleo, se contó con una mayor colaboración de profesionales de las Conselleries (que aportaron datos estadísticos y/o realizaron funciones de intermediación para la obtención de dichos datos) y se amplió la participación a entidades y profesionales de las islas de Menorca y de Ibiza.

3. RESULTADOS

3.1. Los indicadores de sistema educativo y de mercado de trabajo

Los resultados obtenidos son coherentes con los de otros estudios (Quevedo, Salvá, 1997, Carbonero, 1998) que reflejan una situación de fuerte desventaja de la población juvenil de Baleares en relación a las tasas de escolarización y al nivel de estudios respecto de otras comunidades autónomas y de la UE y una situación de ventaja respecto de los principales indicadores de mercado de trabajo.

Estos resultados también muestran que la situación de ventaja en relación al mercado de trabajo es relativa, ya que es valorada como tal en relación a España, que tiene tasas de actividad y de empleo inferiores y tasas de desempleo superiores a las globales de la UE. De la comparación entre los principales indicadores de mercado de trabajo referidos a la población joven en Baleares y la UE, se deriva una situación de desventaja para la población de Baleares ya que, con una tasa de actividad parecida a la de la UE, duplica la tasa de desempleo.

En la misma línea de coherencia con los resultados de otros estudios y con las tendencias generales, se observa, cuando los datos están desagregados por sexo, una mejor situación de las mujeres jóvenes en el ámbito educativo y una situación de inferioridad en relación a los principales indicadores de mercado de trabajo.

Aunque las informaciones existentes son insuficientes para comprender en profundidad algunos de los elementos clave de la problemática objeto de estudio, se han elaborado una serie de indicadores que suponen una primera aproximación a efectos de establecer prioridades territoriales. Son los siguientes:

  • Alumnado que no consiguió el título de Graduado/a en Educación Secundaria. La población total en esta situación fue de 2.359 personas (27,05% sobre el total de matriculados/as en el curso que conduce a la obtención de dicho título).
  • Alumnado que consiguió el título de Graduado/a en Educación Secundaria con alguna asignatura suspendida. La población total en esta situación fue de 2.675 personas (30,68% sobre el total de matriculados/as en el curso que conduce a la obtención de dicho título).
  • Alumnado de primer ciclo de ESO que no promociona al curso siguiente. La población total en esta situación fue de 2.276 (20,53% sobre el total de alumnado de primer ciclo de ESO).
  • Alumnado de primer ciclo de ESO que promociona al curso siguiente con alguna asignatura suspendida. La población total en esta situación fue de 4.627 personas (41,74% sobre el total de alumnado de primer ciclo de ESO).
  • Número de personas inscritas como desempleadas por grupos de edad y sexo.
  • Tasas de desempleo registrado por grupos de edad y sexo.

Estos indicadores y otros derivados de su combinación han permitido definir las características específicas de cada isla y municipio, así como establecer comparaciones y prioridades territoriales.

3.2. Propuestas de política relativa a la formación y la inserción social y laboral de los y las jóvenes con bajo nivel educativo

Los objetivos, principios y líneas de actuación

La política relativa a la inserción laboral de jóvenes con bajo nivel educativo gira alrededor de dos ejes íntimamente relacionados: la inserción y la cualificación profesional. Pero inserción y cualificación profesional forman parte de procesos más globales que afectan el presente y el futuro de los y las jóvenes. A partir de estas constataciones, mejorar el presente de manera que ayude a construir el mejor futuro nos lleva a plantear como objetivos generales que deberán guiar todas las actuaciones, el que los y las jóvenes con bajo nivel educativo consigan: (a) una inserción profesional de calidad; (b) una inserción profesional que apoye su proceso de transición a la vida adulta y su inserción social; (c) una formación profesional, como mínimo de nivel 1 ; una formación profesional que les permita seguir formándose durante toda la vida.

Para la consecución de estos objetivos, se debe trabajar de acuerdo con los siguientes principios: trabajo en red entre las diversas administraciones y entidades implicadas; pensar globalmente pero actuar localmente; reconocer la necesidad de mejora continuada como elemento constitutivo de las acciones; aprovechar el saber hacer acumulado por las entidades especializadas; aprovechar el potencial creativo de las personas jóvenes; coherencia entre el discurso sociopolítico y las acciones; perspectiva de género; territorialización.

Los ámbitos de intervención

Se han diferenciado 16 ámbitos de intervención, para cada uno de los cuales se plantean las principales actuaciones a realizar y los aspectos clave en su gestión y organización. Son los siguientes:

Ambito 1. Las cualificaciones profesionales y su acreditación.

Se plantean tres actuaciones: (a) elaborar un repertorio de cualificaciones profesionales de nivel 1 recomendadas para la población joven; (b) definir las formaciones asociadas al repertorio de cualificaciones profesionales de nivel 1 recomendadas para la población joven; (c) establecer los criterios para acreditar las cualificaciones profesionales.

Ámbito 2. La acreditación de centros especializados en la formación y la inserción social y profesional de personas jóvenes con bajo nivel educativo.

Se plantean dos actuaciones: (a) Definir un estatuto de centro especializado en la inserción social y profesional de jóvenes con un bajo nivel educativo; (b) Elaborar la normativa para la acreditación de centros especializados en la formación y la inserción social y profesional de personas jóvenes con bajo nivel educativo.

Ámbito 3. La mejora de los programas existentes.

Debe mejorarse la eficacia de los programas existentes, incluyendo entre los indicadores fundamentales de esta eficacia el trabajo con jóvenes con mayores dificultades y la introducción de una perspectiva de género. Hay una serie de elementos que es imprescindible introducir para mejorar los programas en todos los casos: la adecuación de su calendario y acciones a la realidad de la actividad económica en relación a la cual se realiza la formación, la mejora de los sistemas de recogida de información y de evaluación y la creación de una comisión para cada programa que sea la responsable del diseño, seguimiento y evaluación de los planes de actuación a corto y medio plazo.

Entre las mejoras a realizar en todos los casos es fundamental partir de un cambio de paradigma en relación a la formación y el trabajo: dejan de ser dos actividades excluyentes y que forman parte de momentos predefinidos en la vida de las personas y adquieren múltiples formas.

Se especifican acciones a realizar en los diversos programas y servicios, destacando las propuestas de intervención en los programas de educación de adultos y en las pruebas de acceso al sistema educativo formal para personas adultas.

Ámbito 4. La conversión de los contratos para la formación en programas formativos.

El hecho de combinar un empleo con una formación teórica y práctica los convierten en un instrumento privilegiado si se utiliza bajo determinadas condiciones, pero se utilizan poco y mal tanto en nuestra comunidad autónoma como en España en general. La optimización del uso formativo de los contratos para la formación se podría realizar a través de diversos tipos de actuaciones:

  • Establecer acuerdos de colaboración entre las entidades y centros que gestionan proyectos para jóvenes y las empresas y gremios y asociaciones empresariales sectoriales.
  • Facilitar a los jóvenes y a las empresas la formación requerida por los contratos para la formación, en estrecha relación con las actuaciones y planteamientos que figuran en los ámbitos 1 y 2.
  • Acreditar las formaciones y experiencia profesional facilitando itinerarios formativos y posibles conexiones con otras formaciones, también en la línea de los ámbitos 1 y 2.

Ámbito 5. La adecuación de los servicios de orientación.

El hecho de ser joven implica estar en un momento de la vida en el que deben tomarse muchas decisiones. Y una de las características de las sociedades contemporáneas desarrolladas es la multiplicación de las opciones que, en teoría, puede realizar una persona joven. Pero esta multiplicidad hace mucho más compleja la elección y, por tanto, los servicios de orientación tienen un papel creciente.

Deberían integrarse en las comisiones locales de ámbito territorial a las cuales se hace referencia en el ámbito 13 y deberían orientar al /a la joven en los diversos ámbitos de su desarrollo. Algunas de las actuaciones específicas que se proponen se centran en los Servicios de Orientación de centros e institutos que imparten la Educación Secundaria Obligatoria y en la creación de Servicios de orientación especializados.

Ámbito 6. La economía social

Las actuaciones que se proponen no se centran exclusivamente en la población joven pero deben contemplar la problemática específica de los y las jóvenes con bajo nivel educativo. Se propone impulsar el trabajo social protegido y las cláusulas específicas en la contratación por parte de la administración pública de servicios externos y elaborar una normativa autonómica de empresas de inserción.

Ámbito 7. El trabajo con las empresas

Se plantean las siguientes actuaciones: (a) promover convenios de colaboración a distintos niveles (gremios y asociaciones empresariales sectoriales, empresas,...) entre el mundo empresarial y los proyectos para la inserción de personas jóvenes; (b) reconocer y dar un estatuto específico a las empresas que participan en proyectos jóvenes; (c) definir y divulgar las "buenas prácticas" en este ámbito.

Ámbito 8. El trabajo con mujeres jóvenes que tienen bajo nivel educativo

Debe plantearse de forma transversal en todos los ámbitos y actuaciones. Las propuestas se concretan en: (a) introducir objetivos específicos que integren la igualdad de oportunidades en todas las acciones; (b) realizar una formación específica en temas de género para formadores/as y gestores/as de proyectos; (c) diseñar e implementar módulos y acciones específicos de orientación para las jóvenes; (d) políticas de igualdad en el empleo dirigidas a valorizar los trabajos realizados tradicionalmente por mujeres con bajo nivel educativo y a la disminución de la segregación horizontal y vertical; (e) proyectos experimentales con mujeres jóvenes cabezas de familias monoparentales; (f) proyectos experimentales con mujeres jóvenes que ejercen la prostitución.

Ámbito 9. Los y las jóvenes en situación de exclusión social

La calidad de la oferta debe facilitar la participación de jóvenes que se hallan en situaciones de exclusión social u otras de especial dificultad. Entre las líneas de avance que se apuntan figuran: apoyo de la administración a la flexibilización y la experimentación en los actuales proyectos; realización de planes específicos y proyectos piloto relativos a la situación de jóvenes immigrantes provenientes de países extracomunitarios; trabajo conjunto de las entidades especializadas en jóvenes y en colectivos de exclusión.

Ámbito 10. La formación continuada

Se destaca como una de las dificultades mayores de las personas con bajo nivel educativo y se considera necesario organizarla en el marco del Sistema Nacional de Cualificaciones. Se plantean dos propuestas: (a) introducir la formación continuada como parte de los programas y proyectos para jóvenes con bajo nivel educativo; (b) reconvertir recursos actuales en proyectos de formación continuada para jóvenes con bajo nivel educativo.

Ámbito 11. Programas y acciones específicas para jóvenes de 21 a 30 años

Tradicionalmente, el tramo de edad prioritario es el de 16 a 20 años, de acuerdo con la concepción dominante de segunda oportunidad para jóvenes que han fracasado en el sistema educativo. Pero hay jóvenes que quieren retornar al sistema educativo entre los 20 y los 30 años y el hecho de que Baleares presente tasas de abandono elevadas en los grupos de 17 a 20 años convierte este retorno en una cuestión de especial importancia estratégica. Se apuntan algunas líneas de avance, como son: adecuación de los programas de educación de personas adultas y de las puebas de acceso al sistema educativo formal; dar apoyo a proyectos experimentales en este ámbito; introducir la reflexión sobre la especificidad de estos/as jóvenes en los diversos tipos de actuaciones; realizar un estudio específico sobre necesidades y recursos.

Ámbito 12. La formación de formadores/a y gestores/as

Debería hacerse un plan de acuerdo con las actuaciones que se prevea poner en marcha y con las prioridades que se planteen. Entre las posibles acciones a realizar se apuntan: programa de movilidad; encuentro anual de intercambio de informaciones e innovaciones; grupos de trabajo específicos; capacitación y acreditación para trabajar en proyectos jóvenes; cursos, jornadas y seminarios sobre diversas temáticas.

Ámbito 13. La creación de comisiones locales para la formación y la inserción social y profesional de los y las jóvenes

La propuesta se inspira en el modelo francés de Missions Locales. Fueron creadas a partir del informe sobre la inserción profesional y social de los jóvenes elaborado por Bertrand Schwartz (Schwartz, 1985). La mission locale acoge a los/las jóvenes informándoles, orientándoles y acompañándoles en la construcción de su inserción social y profesional. Se trata de poner en marcha respuestas adaptadas al conjunto de problemas con los que se encuentran: formación, cualificación, salud, vivienda, acceso a la cultura y al tiempo de ocio. Incluye la promoción, animación y desarrollo de acciones en los ámbitos de la formación, el acceso al empleo, la responsabilización en relación a la vida cotidiana y a la ciudadanía.

Las características de las comisiones locales están en consonancia con la política de pactos locales para el empleo impulsados por el Govern Balear.

Ámbito 14. El apoyo a la inserción social

El apoyo a la inserción social y profesional no se pueden plantear de forma separada y todas las acciones propuestas se refieren a ambas. En este apartado se proponen algunas acciones que se consideran de especial relevancia para apoyar la inserción social de los y las jóvenes con bajo nivel educativo: (a) utilizar los medios de comunicación social para combatir modelos sociales y de juventud estereotipados y promover imágenes y modelos alternativos; (b) realizar políticas integrales de juventud.

Ámbito 15. La implementación de sistemas efectivos de recogida y explotación de informaciones

La insuficiencia de los sistemas actuales de recogida y explotación de informaciones ha quedado patente en todo el desarrollo del estudio. Las propuestas se centran en: (a) construcción de indicadores; (b) supervisión y evaluación de programas y proyectos.

Ámbito 16. La adecuación de la administración

Las propuestas realizadas implican cambios de gran calado que requieren la adecuación de los actuales sistemas de gestión de las administraciones públicas. Destaca la necesidad de un trabajo cada vez más integrado entre las diversas instancias políticoadministrativas; la creación de una unidad especializada de trabajo y la formación de personal técnico y administrativo.

3.3. La priorización

La priorización se realizó tomando como base la técnica de escala de medida lineal y consistió en valorar cada uno de los dieciséis ámbitos de actuación en relación a su importancia y a su dificultad. Los valores utilizados fueron: mucho (1), bastante (2), poco (3).

El pretest evidenció la necesidad de establecer un acuerdo previo sobre el significado de importancia y dificultad. Los significados acordados fueron los siguientes:

  • En la priorización siempre deben tomarse como referente los cuatro objetivos de la política relativa a la formación y la inserción laboral de jóvenes con bajo nivel educativo que se detallan en el apartado anterior.
  • Se atribuyen a "importante" cuatro significados: efectos sobre la población diana (población joven con bajo nivel educativo); efectos sobre la calidad de los servicios y programas actuales; grado de déficit que se presenta actualmente; valor estratégico (potencialidades para producir cambios globales, movilizar energías y recursos, ...).
  • Se atribuyen a "dificultad" tres significados: complejidad técnica; falta de consenso en relación al tema; resistencias al cambio.

Para facilitar la tarea se hizo un cuadro resumen donde se recogían las diversas posibilidades de respuesta para cada ámbito. Del total de los quince cumplimentados, dos fueron invalidados y se utilizaron trece.

Los resultados de la priorización tienen el valor de representar las opiniones de determinadas personas y/o entidades.

No puede ser el único instrumento para priorizar las actuaciones pero puede ser de utilidad para fundamentar y orientar las decisiones políticas. Además puede utilizarse con otros grupos y profesionales.

De los resultados de la priorización destaca la elevada valoración de todos y cada uno de los ámbitos, que se corresponde con el amplio consenso que hubo en todas las reuniones con las propuestas presentadas. También cabe resaltar que, de todos los ámbitos, el que se considera más importante es el de la adecuación de la administración pública.

De las reuniones con profesionales y entidades destaca el interés y elevado grado de consenso en cuanto a la necesidad de ordenar el sector , de mejorar la calidad de la oferta y de ajustarla a las características y necesidades de las poblaciones y los territorios. También se ha resaltado la necesidad de apoyar la oferta de calidad y utilizarla como elemento de mejora de todo el sector. Igualmente se ha reiterado la necesidad de mayor coordinación entre los programas y acciones de las Conselleries de Educació, Treball i Formació y Benestar Social .

4. Conclusiones

La valoración de los resultados del estudio ha sido considerada positiva por los diversos grupos y personas que han participado en su elaboración. El consenso habido respecto de los principales contenidos del mismo, se ha dado también en la valoración de sus resultados. Desde los y las profesionales y entidades especializadas se ha tenido la ocasión de aportar la experiencia y el conocimiento práctico, desde la universidad se ha tenido la de aportar conocimientos de orden más teórico pero siempre al servicio de la construcción de un conocimiento compartido con un objetivo centrado en la mejora de la realidad objeto de estudio: aportar instrumentos para la realización de políticas de formación e inserción sociolaboral para jóvenes con bajo nivel educativo en Baleares.

Desde el gobierno regional se valoró también muy positivamente el trabajo realizado y, muestra de ello, ha sido la publicación del estudio en forma de libro y la organización de diversas sesiones informativas sobre el mismo; así como la introducción de algunos de los planteamientos que figuran en el estudio en sus políticas.

Pero el estudio representa una primera fase en la construcción de políticas innovadoras que permitan la generalización de buenas prácticas en el ámbito de la formación e inserción sociolaboral de jóvenes con bajo nivel educativo en nuestra región. La implementación de las propuestas requiere de capacidad técnica pero, sobretodo de voluntad política. Voluntad política de ordenar el sector, de abordar la problemática de las cualificaciones profesionales, de considerar la calidad como elemento fundamental, de trabajar con los sectores con mayores necesidades, de trabajar con una perspectiva de género, ... y también de adecuar la administración pública para que todos estos planteamientos puedan hacerse realidad.

Referencias

  • Calvo, A.   La animación sociocultural. Una estrategia educativa para la participación, 2002, Madrid, Alianza Editorial.
  • Carbonero, M.A. Família, estudis i treball. El procés d'emancipació dels joves a les Balears, 1998, Palma, Govern Balear.
  • Coleman, J.S.; Husen, T. OCDE/CERI. Inserción de los jóvenes en una sociedad en cambio, 1989, Madrid, Narcea, SA.
  • Colson, D.; Gerard, F.M. "Programme Européen SOCRATES. Projet Poursuivre sa formation. Rapport National. Initiatives prises en faveur des jeunes sans qualification de 15 à 25 ans". Espagne, 1997, doc. fotocopiado.
  • Consejo de las Comunidades Europeas. "Decisión del Consejo de 16 de julio de 1985 relativa a la correspondencia de las calificaciones de formación profesional entre los Estados miembros de las Comunidades Europeas". Diario Oficial de las Comunidades Europeas L 199/56, de 31.7.85, p. 5-8.
  • Loos, R. Innovaciones para la integración de personas de baja cualificación en la formación permanente y el mercado de trabajo. Estudios de casos extraídos de seis países europeos, 2002, Luxemburgo, Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas.
  • MEC - Ministerio de Educación y Ciencia. Proyecto para la reforma de la educación técnico profesional. Propuestas para debate, 1988, Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia.
  • Quevedo, J.; Salvá, F. "Estudis". "Treball". En VV.AA. Estudi sociològic sobre els joves de les Illes Balears 1997, 1997, Palma, Govern Balear. Universitat de les Illes Balears, p.143-200.
  • Salvà, F. (dir.) Estudi sobre la inserció laboral dels joves amb baix nivell educatiu a Balears, 2002, Palma, Govern de les Illes Balears.
  • Salvà, F. "Formación y empleo de los/as jóvenes en Baleares: situación actual y orientaciones para la intervención con los colectivos con bajo nivel de cualificación". En López, Hernández (comp.). Jóvenes más allá del empleo, 2001, València, Nau Llibres, p. 211-235.
  • Salvà, F.; Calvo, A.; Cloquell, A. "La investigación en el ámbito de la evaluación de proyectos de inserción sociolaboral para jóvenes con bajo nivel de cualificación", Revista de Investigación Educativa, 2001, 19 (2), p. 529-541.
  • Salvà, F.; Oliver, M.; Casero, A. "La evaluación diferida en los programas de formación e inserción sociolaboral para colectivos con especiales dificultades: el caso de los programas de Renta Mínima de Inserción", Enseñanza. Anuario Interuniversitario de Didáctica, 2002, 20, p. 87-109.
  • Salvà, F.; Pons, C.; Morell, A. Proyectos de inserción sociolaboral y economía social. Descripción, análisis y propuestas para la intervención, 2000, Madrid, Popular.
  • Schwartz, B. La inserció social i professional dels joves. Informe Schwartz, 1985, Barcelona, Diputació de Barcelona.
  • Sellin, B.; Grollmann, P. "Situación, misiones y problemas de la investigación europea sobre la formación profesional", Formación profesional. Revista Europea, 1999, 17, p. 76-83.
Imprimir